¿Conoces la leyenda maya de la Xtabay?

Luis Cahún. Es originario de la localidad de Hunukú, municipio de Temozón, Yucatán. Es licenciado en Lingüística y Cultura Maya de la Universidad de Oriente, Valladolid, Yucatán. Es mayahablante de nacimiento. Actualmente ofrece cursos particulares de maya y, hace transcripciones, traducciones y análisis lingüísticos. Asimismo, ha trabajado para la Universidad de Kansas y la Universidad de Nuevo México.

El maestro Luis Cahún nos ayudó, con su conocimiento y pericia en la cultura maya, a redactar, para los lectores del Instituto de la Mexicanidad, la leyenda de la Xtabay, que en palabras de él es una leyenda muy popular que rige parte de la dinámica actual de los pueblos mayas, pues está muy vinculada al árbol sagrado de la ceiba y a las adicciones como el alcoholismo y la drogadicción.

La leyenda empieza así:

Hace mucho tiempo había dos hermanas. Una se llamaba Xkeban (traducida al español como pecado o pecadora) andaba con muchos hombres y su comportamiento a la vista de la gente era pecaminoso y entregado a la vida sexual, pero también tenía buen corazón, ayudaba mucho a la gente pobre, a los animales y a las plantas. La otra hermana se llamaba Utz-Colel (traducido como la mujer buena) quien era una mujer muy recta que no realizaba el comportamiento disoluto de su hermana, aunque tampoco era piadosa ni bondadosa con la gente.

Un día Xkeban dejó de salir de su casa. La gente comenzó a cuestionar porqué sucedía esto, además de que la casa era custodiada por animales y de ésta se desprendía un aroma muy agradable. La gente entonces notó el cuerpo sin vida de Xkeban, el cual liberaba ese rico aroma. Todos los que habían sido beneficiados por la bondad de esta mujer la llevarían a enterrar. En su tumba, luego nacerían flores de xtabentún -hoy en día se prepara una bebida tradicional que se sirve en numerosos rituales y se considera un regalo de Xkeban a los hombres, los cuales se sienten felices al beberla-.

Al enterarse del fallecimiento de su hermana, Utz-Colel se molestaría mucho al ver los honores que le rendían a Xkeban y que su cuerpo desprendía ese olor tan agradable; no entendía cómo el cuerpo de una mujer tan disoluta y pecadora liberaba esos aromas y pensaba que cuando ella muriera seguro tendría muchos más honores y ricos aromas, pues era una mujer recta.

Sin embargo cuando Utz-Colel moriría, su cuerpo desprendería solo olores fétidos y la gente se apresuraría a enterrarla para no oler los desagradables hedores. Le pondrían flores arómaticas de xtabentún para disimular la fetidez del ambiente. Las flores se marchitarían y en cambio nacería una planta-árbol inoloro y con espinas. En el más allá, Utz-Colel seguía muy molesta, pues contrario a lo que pensaba su cuerpo no desprendió suaves y embriagantes aromas, por lo que se sentiría más celosa y envidiaría más a su hermana pecadora.

Ingenuamente pensaba que llevar una vida entregada a la lujuria y no por su corazón bondadoso fue lo que hizo a su hermana tener aromas embriagantes. Entonces decidiría hablar con los yuumtsilo’ob (dioses) para que le permitieran regresar al mundo de los vivos y llevar una vida de pecadora como su hermana Xkeban.

Utz-Colel regresaría al mundo de los vivos y comenzaría una vida entregada al pecado, incluso la gente la llamaría chokoj pool (cabeza caliente, aunque también tiene el fuerte significado de prostituta). Cada noche, entonces, aparecería Utz-Colel detrás de un árbol de espinas, inoloro, que en realidad es una ceiba, para seducir y tentar a los hombres y borrachos, esperando que su cuerpo se vuelva perfumado como el de su hermana Xkeban. Los hombres seducidos morirían bajo sus encantos.

El maestro Cahún mencionó que esta leyenda tiene dos interpretaciones e hipótesis:

1. La Xtabay tiene relación con una deidad maya que no era mala, la diosa Xtab, diosa de los suicidas y ahorcados; acogía los espíritus de las personas que decidían tomar este camino y los ayudaba a transitar por el Xibalbá. Con la llegada de los conquistadores, la imagen de esta diosa se empezó a concebir como algo malo, pues el suicidio, desde la mirada occidental, es una salida fácil a la vida y esto es un pecado.

2. Es probable que la imagen negativa de la Xtabay se haya originado entre los mayas y no entre los europeos, pues los mayas buscaban proteger la ceiba sagrada a través de esta leyenda sobrenatural para que la ceiba no fuera eliminada.

Finalmente, la gente maya de hoy le tiene mucho respeto a la ceiba y a la Xtabay pues creen que si alguien anda tomado en la noche, Utz-Colel lo puede seducir, llevárselo y ya nunca regresar. De igual forma pasa con los niños para que se asusten, para que no salgan muy tarde y se comporten adecuadamente.

Ahora que ya sabes la leyenda de la Xtabay, ¿qué opinas de ella? Cuéntanos en los comentarios.